Introducción

¿Qué somos?

Somos palabras.

Somos las palabras que escuchamos y decimos, pero sobre todo, somos las palabras que permitimos que habiten en nosotros. Ellas saben pasar de ser invitadas a ser creencias que con hilos invisibles manejan nuestro comportamiento, nuestros hábitos. Crean nuestros valores. Cuando se aposentan definitivamente en nosotros, diseñan nuestra identidad.

Utilizamos las palabras para envolver nuestros mundos.

El mundo externo, a base de etiquetas y prejuicios y, por supuesto, nuestro mundo interno, que expresamos en forma de emociones y sensaciones.

Así en un continuo flujo de palabras creamos la realidad propia y ajena.

Las experiencias que vivimos las empaquetamos en palabras, para clasificarlas y poder compartirlas con otras personas.

Cuando decidimos compartir historias desenvolvemos de nuevo nuestras experiencias en forma de relatos, discursos, comunicados, conversaciones. El elemento conector de nuestras interacciones sociales es el lenguaje. El lenguaje es a su vez, el vocabulario que elegimos. Por tanto una manera sustancial de quienes somos se basa en cómo nos construirnos con palabras.